ALERTA: Las terribles secuelas que sufrirán los perros por culpa del confinamiento

Tras más de un mes de confinamiento solidario por coronavirus, estamos hartos de estar encerrados pero también nos hemos acostumbrado bastante a las cuatro paredes de nuestra casa. Y si lo hemos hecho nosotros, nuestras mascotas, muy sensibles a los cambios de rutina, todavía más.

Ahora que parece que las medidas de cuarentena se van a relajar, muchos expertos caninos están advirtiendo de que las secuelas de esta pandemia no son únicamente humanas, los perros las van a tener también, principalmente por la ansiedad que les va a provocar la nueva separación de sus dueños conforme las aguas vuelvan a su cauce y sus dueños a la oficina.

Ansiedad por separación
«Con tal sobrecarga de tiempo de calidad con sus familias, los perros están forjando un exceso de dependencia de sus dueños”, dice el psicólogo animal Roger Mugford a Times.

El especialista canino es muy conocido en Inglaterra por ser el entrenador de las mascotas de la Reina Isabel y asegura que estos animales van a sufrir mucho cuando “las familias regresen al trabajo y los niños a la escuela”.

Una opinión que comparte la veterinaria Karen Sueda, quien declaró a Insider que “los perros se manejan bien con lo previsible y estable, como todos lo hacemos, y los cambios abruptos les pueden causar estrés”.

Desórdenes de comportamiento
Hablar de secuelas en un animal puede parecer liviano, algo que poco a poco se corrige sin más. Pero los expertos anticipan que puede ser un verdadero latigazo mental y una regresión a los momentos más primarios de su educación.

Defecar y orinar en casa, tratar de escapar o incluso comerse sus propias heces son algunos de estos comportamientos erráticos en los que pueden incurrir, según informa la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad con los Animales.

Pero aún podría haber más, como “cavar y masticar a través de puertas o ventanas, lo que podría resultar en lesiones, como dientes rotos, patas delanteras magulladas y uñas dañadas», todo a causa del estrés.

Mejor prevenir
Los especialistas recomiendan que lo mejor que se puede hacer es ir aclimatando a los perros antes de que termine el encierro, para que vayan acostumbrándose de nuevo a estar solos.

«Permite que tu mascota tenga un tiempo a solas», aconseja Sueda. «Tú tienes tu espacio y ellos tienen el suyo».

Pero, ¿qué ocurre con quienes viven en casas realmente pequeñas? Para ellos, la solución es desaparecer por un tiempo breve de la vista del perro, bien sea escondiéndose en el baño o bajo las sábanas, o en algún otro espacio.

“Es un proceso gradual usando pequeñas ausencias que empiezan a enseñar al perro que las ausencias son seguras», apunta la experta en ansiedad por separación Malena DeMartini-Price.

También las actividades y juegos con los que pueden entretenerse solos, como tratar de sacar una salchicha de una botella, son buenos para ellos.

Lo más importante es reducir el impacto lo máximo posible, aunque el trauma vaya a afectarnos a todos, peludos o no.

Únete a otros 14.035 suscriptores

Deja un comentario