La increíble conversación entre Rajoy y el fugado Puigdemont sale al fin a la luz

El próximo martes 3 de diciembre los ávidos lectores amantes de la no ficción política contarán con un nuevo hit editorial: Una España Mejor, editada por Plaza & Janés. Se trata del libro de memorias del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy. En él, el veterano político gallego que en la actualidad se gana la vida como registrador de la propiedad ofrece todo lujo de detalles sobre los acontecimientos en torno a la moción de censura de Pedro Sánchez que lo expulsó del poder hace año y medio así como otros de los asuntos que le preocuparon o llamaron su atención durante los casi ocho años que estuvo en Moncloa.
Algunos de los capítulos que más interés pueden despertar del testamento político de Rajoy son los relacionados con el procés que derivó en el golpe de Estado del 1-O en Cataluña, por los que fueron condenados en el Tribunal Supremo el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y otros líderes indepes con penas de entre 9 y 13 años de cárcel. No ha ocurrido así, por el momento, con otros promotores del golpe, con el expresident Carles Puigdemont, que ,desde su fuga en noviembre de 2017, permanece en la localidad belga de Waterloo.
Precisamente sobre Puigdemont, Rajoy revela en su libro la increíble conversación que mantuvo con él durante una reunión secreta que ambos mantuvieron, en enero de 2017, en Moncloa. En esas fechas, los indepes, con el jefe del Gobierno catalán a la cabeza, ya estaban trabajando en el referéndum ilegal que se celebró nueve meses más tardes.
Rajoy le preguntó a la cara a Puigdemont si de verdad pensaba que el presidente del Ejecutivo central le podía autorizar la celebración de esa consulta. Y la respuesta, asegura Rajoy, le dejó absolutamente perplejo: “No lo vas a autorizar, porque, además, no puedes”, le espetó el político actualmente huido de la justicia española.
«Aquello no era una broma, su sentido del humor no daba para tanto. Ante tamaña desfachatez pensé cómo podía continuar intentando hacer entrar en razón a quien deliberadamente había decidido ignorar la realidad y la ley. ¿Cómo argumentar contra aquella obstinada cerrazón? Aquello era nuevo para mí a pesar de los casi cuarenta años que llevaba en política», añade Rajoy, que sostiene que Puigdemont «nunca tuvo voluntad de acordar nada. El referéndum lo era todo para él y lo que dijera la ley no le importaba».