Localizan sin vida al bebé arrojado al Besòs

obQvfnwTRWUaW5QeJn8sg2.jpgHan localizado este viernes sin vida al bebé arrojado el martes al río Besòs a la altura de Sant Adrià. El recién nacido fue abandonado por su padre aquel día a las seis de la tarde. El cuerpo del pequeño ha sido detectado por los perros en un cañaveral que acababan de segar los equipos de emergencia para dar con él.

Ha finalizado con este hallazgo una búsqueda agónica de 72 horas que ha comportado un desgaste «físico y psicológico enorme» para todos, en palabras de la intendenta Montse Estruch, a cargo de un dispositivo en el que han participado Mossos, Bombers, Policía local de Sant Adrià de Besòs y, desde el mar, Guardia Civil y Salvamento Marítimo.

Este viernes los equipos de emergencia habían adoptado una estrategia distinta: cortar cañas y juncos de la orilla más cercana adonde el bebé fue abandonado por su padre. Tras hacerlo, los buscadores han recorrido el espacio segado sin percibir nada. Después, han usado los perros. Uno de los tres canes ha marcado un punto. Ha sido necesario activar a la policía científica para «confirmar» que se trataba de la criatura. Faltaban pocos minutos para las dos de la tarde.

El padre abandonó al bebé en el agua y la corriente lo arrastró hasta el cañaveral. Para poder detectarlo transcurridos tres días ha sido clave que el caudal del río hubiera descendido y la zona en la que se encontraba ya no estuviera cubierta de agua. En caso contrario, los perros probablemente no habrían sido capaces de olerlo.

Las esperanzas de hallarlo con vida eran ya muy escasas porque la hipótesis más plausible era que la corriente, que el martes por la zona en la que fue arrojada al agua bajaba con una profundidad de 140 centímetros, hubiera arrastrado su cuerpo hasta la desembocadura del río. Por este motivo, unidades aéreas y subacuáticas participan desde el miércoles a primera hora en la Hem localitzat sense vida a la llera del riu Besós el nadó que buscàvem des de dimarts. En breu finalitzarà el dispositiu de recerca

Los padres del bebé desaparecido, ambos de 16 años, eran novios y mantuvieron el embarazo en secreto. No se lo comunicaron a nadie de su entorno inmediato. El pasado lunes la pareja reservó una habitación en un hotel y la mujer dio a luz al pequeño. El martes por la tarde él se desplazó hasta la orilla de Sant Adrià de Besòs y abandonó al recién nacido en el agua.

Varias personas vieron los hechos y llamaron al teléfono de Emergències 112. Se activaron varias patrullas policiales, que al final dieron con el padre del bebé, el cual al final acabó confesando. El juez de guardia ordenó que ingresara en régimen cerrado en un centro de menores.

Deja un comentario