Denuncian el grave problema que generan los orines y excrementos de perro

category=»]Los socialistas proponen adoptar medidas urgentes para atajar esta problemática

El grupo municipal socialista ha denunciado el grave problema de suciedad y malos olores existente en la ciudad debido a los excrementos y los orines de perro, y ha exigido al equipo de Gobierno que adopte medidas urgentes.

Los socialistas consideran que la “pasividad y desidia” del equipo de Gobierno a la hora de adoptar medidas concretas han convertido estos problemas en “crónicos”. “El gobierno no se ha tomado en serio un problema que está afectando negativamente a la imagen que ofrece la ciudad a sus turistas, al mantenimiento del mobiliario público y al estado de limpieza de multitud de calles. No han hecho nada para solucionarlo”, han apuntado.

Desde el PSOE han propuesto al ejecutivo local una serie de medidas para combatir esta problemática que incluyen campañas de concienciación, protección del mobiliario, modificación de la ordenanza de Medio Ambiente y mayor control policial.

En cuanto a las campañas de concienciación, los socialistas han señalado que se deberían de realizar varias al año incidiendo en la importancia y obligatoriedad tanto de recoger las cacas de los perros, como de llevar una botella con líquido para limpiar los orines del animal.

En este sentido, han señalado que para que todas las personas que saquen a pasear a sus perros lleven una botella con líquido, primero se tiene que modificar la ordenanza de Medio Ambiente que lleva cuatro años paralizada. “La ordenanza ya recoge la obligatoriedad de llevar una bolsa para recoger los excrementos, ahora falta añadir la medida de la botella con su correspondiente sanción. En 2017, dos años después de iniciarse la modificación de la ordenanza, el gobierno anunció su inclusión pero, dos años más tarde, nada se ha hecho”, han indicado.

Asimismo, proponen que para reforzar estas campañas de concienciación, una vez modificada la ordenanza de Medio Ambiente, se deberían repartir botellitas para el pis y rellenar los dispensadores de bolsas para los excrementos “si es que quieren darles de nuevo uso”. “Los dispensadores se han convertido en papeleras improvisadas, se debe decidir si se usan de nuevo o se retiran definitivamente”, han apuntado.

Para finalizar, desde el PSOE plantean utilizar materiales resistentes al orín de perro para proteger el mobiliario público, farolas y señales. “Existen en el mercado pinturas y resinas que minimizan la oxidación de elementos metálicos y el deterioro de fachadas y mobiliario urbano. En otras localidades se están aplicado con éxito y Benidorm debería empezar a utilizarlos”, han indicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.